fbpx
trastorno obsesivo compulsivo limpieza

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

El trastorno obsesivo compulsivo, según el DSM 5, es un trastorno mental caracterizado por la presencia de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes mentales recurrentes y persistentes que la persona percibe como intrusas o no deseadas. Las compulsiones son actos o pensamientos que la persona lleva a cabo para neutralizar la obsesión.


Es muy importante diferenciarlo del trastorno de personalidad obsesivo compulsivo. Este último se caracteriza por una preocupación constante por el orden, perfeccionismo y control, que hace que el comportamiento de la persona, por ejemplo, sea muy poco flexible.

¿Cuáles son las causas del trastorno obsesivo compulsivo?

Las causas del trastorno obsesivo compulsivo son multifactoriales, por lo que no existe una causa única. El trastorno obsesivo compulsivo afecta tanto a niños como a adultos. Responde a causas biológicas, psicológicas y ambientales. A nivel biológico, parece estar afectado el metabolismo de las vías corticoestriado-talámico-corticales (CSTC) del sistema nervioso central. A nivel psicológico la causa podría estar en un deterioro selectivo en el control del comportamiento flexible dirigido a objetivos. Por último, a nivel ambiental la vivencia de eventos estresantes y la educación de los padres podría afectar al desarrollo del trastorno.

trastorno obsesivo compulsivo causas

Tipos de trastorno obsesivo compulsivo

Aunque el DSM 5 no recoge los subtipos y síntomas del trastorno obsesivo compulsivo, los test de diagnóstico y evaluación de gravedad suelen incluirlos. Los más comunes son:

  • TOC de contaminación o limpieza: La persona padece un miedo intenso a contraer una enfermedad grave o que su familia se contagie. Los actos compulsivos son muy
    variables, donde los más comunes es lavarse las manos repetitivamente, cambiarse de ropa y lavarla, ducharse varias veces al día o desinfectar y limpiar la casa varias veces al día. Es un trastorno muy banalizado y en la cultura popular se suele “acusar” a muchas personas de padecerlo, pero lo cierto es que el trastorno obsesivo compulsivo de contaminación va mucho más allá de lavarse las manos. Los síntomas de este tipo de TOC pueden llegar al completo aislamiento o el no poder entrar a sitios con alto riesgo de “contaminación”, como hospitales, transportes públicos o el propio supermercado.
  • TOC de comprobación: La persona tiene una necesidad de comprobar constantemente que diversas cosas están en su sitio. Seguramente te ha pasado alguna que no estás del todo seguro si has cerrado la puerta de casa o si has cogido las llaves, y hasta que no lo compruebas no te tranquilizas. Los individuos con TOC de comprobación viven con esta sensación constantemente, y la única manera de aliviar su preocupación es comprobando todas y cada una de las cosas varias veces. A veces, esta necesidad de comprobación llega hasta tal punto, que directamente no pueden salir de casa.
  • TOC de hacer daño (fobia de impulsión): Los síntomas de este trastorno obsesivo compulsivo son miedo a perder el control de la situación o volverse loca y hacerle daño a alguien. Este tipo de TOC genera mucha angustia a la persona que lo padece, porque los pensamientos intrusivos suelen ir en contra de los principios morales de ésta. Por ejemplo, si el individuo es un hombre que acaba de tener un bebé y le encanta cuidar a su hijo, los pensamientos podrían estar relacionados con matar a su hijo. La compulsión en este trastorno no es tan evidente, pero puede ir desde miedo a tocar objetos con los que podría hacer daño (como cuchillos, objetos pesados que pudiese lanzar…), hasta evitar contacto directo con quien teme dañar o lugares donde crea que es más posible que se vuelva loco.
  • TOC de responsabilidad: Este desorden obsesivo compulsivo es similar al anterior, pero esta vez la persona tiene miedo de que le pase algo malo a él o a un familiar si no realiza la compulsión. Este tipo de TOC es tan grave como el anterior. La persona vive con mucha ansiedad estas obsesiones y las compulsiones son muy difíciles de parar (porque el hecho de dejar de hacerla podría “suponer la muerte” de un familiar querido). Además, estas compulsiones pueden ser variables, desde compulsiones de comprobación y repetición hasta compulsiones de limpieza.
  • TOC de acumulación: También conocido como el síndrome de acaparación compulsiva, se trata de un subtipo de trastorno obsesivo compulsivo donde la persona acumula y guarda una cantidad asombrosa de objetos y utensilios independientemente de su utilidad. Por ejemplo, se puede llegar a guardar periódicos, cajas de pizzas, o bolsas. Es un síndrome obsesivo compulsivo que también se suele banalizar en la población general. Para poder hablar de este tipo de trastornos obsesivo compulsivo es necesario que las cosas que se guardan se almacenen por toda la casa, de manera que se dificulten actividades cotidianas como comer, ver la televisión o incluso caminar dentro de la propia casa. A veces también se confunde con el TOC de colección. Las personas con TOC de colección son personas muy ordenadas que suelen mostrar con orgullo aquello que coleccionan, mientras que los pacientes con acaparación compulsiva tienden al desorden, pierden cosas de valor entre el tumulto y viven con vergüenza que otra persona entre en sus hogares/oficinas.
  • TOC de repetición: En este tipo de trastorno obsesivo compulsivo la persona repite de manera insistente ciertas frases o conductas para paliar la obsesión. En este caso las obsesiones pueden ser de muchos tipos, desde pensamientos catastrofistas (algo malo va a pasar), hasta obsesiones de carácter sexual. Por ejemplo, la persona tiene que encender y apagar el interruptor de la habitación 5 veces y después decir “no va a pasar nada” 5 veces, sino algo malo le ocurrirá a su hija.
  • TOC de orden: La persona necesita mantener todo en determinado orden. Si no está ordenado de esa manera, aparece una reacción de ansiedad muy fuerte que le
    impedirá continuar con la actividad que estaba haciendo. Un ejemplo de ello podría ser que todos los bolígrafos del escrito tuviesen que estar en horizontal y en línea con los folios. Si esto no se cumple, o si el paciente tiene la sensación de que está desordenado, tendría que volver a ordenarlo. En casos graves, la persona podría estar trabajando o en calle y tendría la urgencia de volver a casa para poder ponerlo en orden.

Hasta la fecha el Trastorno Obsesivo Compulsivo ha sido el trastorno mental más incapacitante para las personas, y los profesionales de la salud mental han fracasado una y otra vez en la consecución de un tratamiento eficaz. Por primera vez en la historia podemos ver la luz al final del camino aunque todavía estamos a unos pasos de alcanzarla.

¿Se puede curar el trastorno obsesivo compulsivo?

Superar el trastorno obsesivo compulsivo es todo un reto para la salud mental, ya que el TOC es el trastorno más grave e incapacitante según la Organización Mundial de la Salud.


El tratamiento común del trastorno obsesivo compulsivo es la exposición con prevención de respuesta junto a la toma de psicofármacos (antidepresivos y ansiolíticos y, ocasionalmente, antipsicóticos). Este tratamiento consiste en exponerse a las obsesiones sin llevar a cabo la compulsión. Por ejemplo: si la obsesión es de contaminación, la persona tendría que tocar una pared sucia, y no podría lavarse las manos. La duración media de este tratamiento suele rondar entre 20-40 sesiones de 90-120 minutos con frecuencia semanal. El problema de este tipo de intervención es que es muy agresiva para el paciente, por lo que suele acabar abandonando el tratamiento. Además, el tratamiento no tiene eficacia a largo plazo, por lo que es común que se produzca una recaída a los 6 meses. De todos modos, en los últimos años ha habido avances y se están comenzando a encontrar resultados muy positivos a corto plazo con terapias como la reconsolidación termal.

¿necesitas ayuda?

puedes ponerte en contacto con nosotros fácilmente

Si crees que necesitas ayuda, o todavía tienes alguna duda que quieras resolver, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario. En menos de 24 horas recibirás respuesta de un psicólogo de nuestro equipo.

¡Estamos para ayudarte!

gabinete de psicología santiago compostela

Logo de Clínica Balíon

Gabinete de Psicología en Santiago de Compostela. Rúa da Rosa, 22, 15701 Santiago de Compostela

Todos los derechos reservados © Clinica Balion 2020