fbpx
Trastrorno de la conducta alimentaria

¿qué es un problema de la conducta alimentaria?

Para responder a esta pregunta primero deberíamos responder a qué es la conducta alimentaria o alimenticia. La conducta alimentaria son todas aquellas conductas que las personas realizamos relacionadas con nuestra alimentación, desde qué pensamos sobre los alimentos que comemos, qué tipo de dieta seguimos o no, qué alimentos comemos, de qué forma nos alimentamos y si realizamos algún tipo de conducta compensatoria si creemos que hemos cometido algún error o "hemos pecado". Un ejemplo de este tipo de conductas compensatorias pueden ser los vómitos provocados, realizar ejercicio para compensar las calorías de más que hemos ingerido la noche antes o, simplemente, saltarse alguna comida. Todas estas conductas entran dentro de lo que conocemos como conducta alimentaria.


Entonces, ¿qué es un trastorno de la conducta alimentaria? Los trastornos alimentarios son trastornos psicológicos que implican problemas en cómo la persona se comporta en relación a la comida. Suelen ser problemas con tendencia a cronificarse porque las personas con este tipo de problema suelen tardar en pedir ayuda. Además, como nuestra alimentación influye directamente en otros aspectos de nuestra salud, las personas que sufren un trastorno alimenticio suelen presentar a largo plazo otro tipo de problemas o consecuencias como enfermedades cardíacas o renales, diabetes y, en casos extremos, la muerte.


Los trastornos de la conducta alimentaria suelen aparecer principalmente durante la adolescencia, que es reconocida como la etapa de la vida más sensible a la aparición de estos trastornos, aunque cada vez hay más casos de niños y niñas con problemas de la conducta alimentaria. 

¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA MÁS COMUNES?

No existe un solo trastorno de la conducta alimenticia, y en función de qué conductas muestra la persona respecto a la alimentación podemos diferenciar entre diferentes tipos de trastornos, siendo los más frecuentes y reconocidos:

  • Anorexia nerviosa: Es el trastorno de la conducta alimentaria más grave y con un peor pronóstico. La anorexia nerviosa se caracteriza por la evitación de la ingesta de comida, muchas veces (aunque no siempre) por el miedo ante un aumento de peso o el temor mismo a ciertos alimentos. Los casos de anorexia suelen restringir su alimentación a cantidades muy pequeñas y en ocasiones a solo unos pocos alimentos. También es muy frecuente la presencia de hiperactividad, que se presenta a menudo como un aumento de la práctica de actividad física (hasta el 80% de las personas con anorexia presentan hiperactividad). La anorexia a su vez se divide en dos subtipos, restrictivo y con atracones/purgas. Este trastorno, desgraciadamente, es el trastorno mental más mortal junto a la adicción a las drogas. 
  • Bulimia: La bulimia es un trastorno de la conducta alimenticia que se caracteriza por la presencia de atracones de comida, que suelen llevarse a cabo a escondidas o de forma que nadie se de cuenta, que son seguidos de conductas compensatorias. Es decir, que tras un atracón la persona recurre a vómitos, uso de laxantes, ayunos o al ejercicio excesivo para compensar el atracón que ha llevado a cabo. Al contrario que la anorexia, donde las personas suelen tener un peso corporal inferior al considerado saludable, las personas con bulimia pueden tener un peso totalmente normal para su desarrollo o, incluso, tener sobrepeso. 
  • Trastorno por atracón: En el trastorno por atracón la principal distinción es la presencia de episodios de ingesta de comida de forma compulsiva (atracones) de forma recurrente a los que suele acompañar una sensación de malestar emocional y culpabilidad. Estos atracones de comida no están tan relacionados con el hambre fisiológica, sino con niveles elevados de ansiedad y malestar emocional. Los atracones por tanto, cumplen la función de aliviar este malestar y otorgarnos una sensación en el corto plazo de placer, reforzando de esta forma el problema. A diferencia de la bulimia, las personas con trastorno por atracón no realizan conductas compensatorias para contrarrestar la ingesta de comida (como ejercicio excesivo, vómitos, uso de diuréticos o laxantes.

tca más conocidos

  • ANOREXIA
  • BULIMIA
  • TRASTORNO POR ATRACÓN

¿CUÁLES SON las principales causas de los trastornos de la conducta alimentaria?

Los problemas de la conducta alimenticia son multicausales; es decir, que no dependen de una única causa. Entre los principales factores que afectan al desarrollo de un trastorno de la conducta alimenticia se encuentran los de tipo genético, biológico, psicológicos y sociales.

  • Los factores de tipo genético hacen referencia a la vulnerabilidad de una persona para desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria respecto a otra ante experiencias y entornos similares. Es necesario aclarar que hasta ahora no se ha descubierto ningún gen causante de ningún trastorno mental y el contexto juega un papel fundamental en la expresión de los mismos. La contribución genética en este tipo de trastornos pasa por una mayor vulnerabilidad a partir de la expresión de ciertos rasgos; como rasgos perfeccionistas, obsesivos y compulsivos, así como una mayor sensibilidad a episodios que pueden desencadenar episodios de ansiedad como ocurre en la anorexia nerviosa.
  • Los factores de tipo biológico son objeto de investigación actualmente en la explicación de determinados trastornos como la anorexia nerviosa. Por ejemplo, estudios actuales dirigidos por Emilio Gutierrez muestran como la hiperactividad en la anorexia nerviosa podría ser una respuesta bioconductual involuntaria en un intento del organismo de mantener la temperatura corporal (que ha disminuido significativamente debido a la pérdida de peso). Además, como los tratornos alimenticios son más comunes en la adolescencia hay investigadores que relacionan los cambios hormonales que se producen durante esta etapa con algunos trastornos como la anorexia.
  • Por otra parte, los factores psicológicos estudian que función cumple una determinada conducta y qué está reforzando la presencia de la misma. Por ejemplo, como ya hemos mencionado anteriormente en los atracones, estos cumplirían la función de disminuir momentáneamente la ansiedad y el malestar emocional de la persona, aunque a largo plazo realmente estén aumentando los mismos debido a la culpabilidad que siente la persona por haber perdido nuevamente el control.
  • Y, finalmente, los factores sociales son aquellos relacionados con una mayor presión social por la imagen corporal que lleva a la insatisfacción con la propia figura corporal o la mayor disponibilidad de alimentos con potencial adictivo y que alteran las señales de saciedad y hambre de nuestro cuerpo.
síntomas de los trastornos de la conducta alimenticia

¿CUÁLES SON los principales síntomas de los trastornos alimentarios?

Los síntomas por los que reconocemos los trastornos alimenticios varían entre diferentes diagnósticos y además entre diferentes culturas. Por ejemplo, aunque en la anorexia el miedo intenso a ganar de peso o a engordar sea uno de los criterios diagnósticos, este miedo no está presente en todos los casos ni en todas las culturas, lo que tiene como consecuencia la falta de ayuda a muchas chicas por un sesgo diagnóstico de nuestra cultura. Una vez que tenemos en cuenta la presencia de estos errores, los síntomas más frecuentes en los diferentes diagnósticos en nuestra cultura son:

  • Síntomas de la anorexia nerviosa: Una reducción de la ingesta energética claramente por debajo de las necesidades que tiene la persona, lo que tiene como consecuencia un peso significativamente bajo. También un miedo intenso a engordar, incluso con un peso significativamente bajo, y presencia de conductas que evitan ese aumento de peso. Y, por último, una alteración en la percepción de la propia imagen corporal, aunque algunos estudios indican que esta alteración de la percepción de la figura corporal se ha exagerado en la literatura.
  • Bulimia, síntomas: La bulimia se caracteriza principalmente por episodios recurrentes de atracones junto a una sensación de falta de control en el que la persona siente que no puede controlar lo que está comiendo o dejar de comer. A estos atracones les siguen conductas compensatorias como utilizar laxantes para compensar la ingesta de comida, provocarse el vómito, hacer ayuno o ejercicio de forma excesiva. Además la imagen que la persona tiene de sí misma, es decir su autoconcepto, se ve alterada por su constitución y peso corporal.
  • Trastorno por atracón, síntomas: El trastorno por atracón tiene como principal síntoma característico la presencia de episodios recurrentes de atracones, donde la persona tiene también una sensación de falta de control sobre lo que come y la percepción de que no puede dejar de comer. Además, los atracones se caracterizan por al menos tres de los siguientes hechos: comer mucho más rápido de lo normal, hasta sentirse desagradablemente lleno, comer en grandes cantidades incluso sin hambre, comer simplemente por la vergüenza que se siente por la cantidad que la persona está ingiriendo y, finalmente, sentirse a disgusto con uno mismo o muy avergonzado o culpable. A diferencia de la bulimia, los atracones no se asocian a conductas compensatorias.

“Que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina”

– Hipócrates

Tratamientos para los Trastornos de la Conducta Alimentaria

Los trastornos de la conducta alimentaria suelen ser problemas complejos una vez han llegado a consulta, pues desafortunadamente son frecuentes los casos que acuden a la consulta de un profesional años después del inicio del problema. Gran parte de la responsabilidad de que esto pase recae en una sociedad que sigue culpando a las personas por los problemas que sufren, exagerando la voluntariedad y el control que tiene la persona sobre la conducta que realiza. 

Debido a la complejidad de estos problemas, el tratamiento ideal es de carácter multidisciplinar, donde el trabajo conjunto del psicólogo, dietista-nutricionista y equipo médico en los casos más complejos e, incluso, un profesional de las ciencias de la actividad física y el deporte, serán de gran importancia para conseguir el mejor resultado posible y resolver el problema asumiendo la menor cantidad de riesgos. 

el psicólogo en los trastornos de la conducta alimentaria: tratamiento psicológico

Los trastornos de la conducta alimentaria son, como su propio nombre indica, un problema de la conducta. Por tanto, la ayuda por parte de un psicólogo especializado en trastornos de la conducta alimenticia será vital para la consecución de los resultados.

La efectividad de la terapia es diferente en adolescentes con un trastorno de la conducta alimentaria que en los adultos, especialmente en la anorexia y la bulimia. De la misma forma, la terapia de la elección también varía en función de si estamos tratando con una persona que está atravesando la adolescencia que una persona en plena etapa adulta, siendo por ejemplo la terapia familiar la que más evidencia a favor ha demostrado en adolescentes con anorexia, mientras que en adultos la terapia cognitivo-conductual mejorada también ha mostrado buenos resultados.

Es importante que el profesional no se centre únicamente en la conducta problema, sino también en factores como la ansiedad que están directamente relacionados con episodios de ingesta compulsiva, como los atracones, así como con la restricción de la ingesta y falta de apetito. Es importante identificar qué función cumple la conducta y qué factores influyen en su mantenimiento para asegurar una intervención más eficaz. 

Entre los objetivos de la terapia psicológica más frecuentes, se encuentran: Reemplazar hábitos poco saludables por hábitos más saludables, aprender a gestionar la ansiedad y las emociones que preceden a la conducta problemática, alcanzar un peso saludable en caso de riesgo a la salud o la vida de la persona, aprender nuevas estrategias de afrontamiento, mejorar las relaciones dentro de la familia (especialmente en adolescentes) con el fin de que puedan ayudar a conseguir los objetivos terapéuticos, abordar aquellas variables no mencionadas que puedan estar afectando en el curso del trastorno, eliminar conductas compensatorias o purgativas y, finalmente, . Además, el psicólogo también podrá participar en programas de psicoeducación y educación nutricional junto a un dietista-nutricionista y en programas de prevención.

¿NECESITAS AYUDA?

PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DEL SIGUIENTE FORMULARIO

Si todavía tienes alguna duda que quieras resolver respecto a los trastornos de la conducta alimentaria, o crees que necesitas ayuda, puedes cubrir el siguiente formulario para que podamos responder a tus necesidades

gabinete de psicología santiago compostela

Logo de Clínica Balíon

Gabinete de Psicología en Santiago de Compostela. Rúa da Rosa, 22, 15701 Santiago de Compostela

Todos los derechos reservados © Clinica Balion 2020